26 de October, 2012

Poner a punto el reglaje de válvulas

Realizar el reglaje de las válvulas del motor es uno de los trabajos de mantenimiento que más nos preocupa como propietarios de una moto. Si bien es cierto que se necesitan tener algunos conocimientos sobre mecánica, ésta no es una labor difícil.

Primero debemos ponernos guantes para proteger nuestras manos y verificar que el motor se encuentra frío. Levantamos la tapa de los balancines o de la culata. Para ello desmontamos el deposito de gasolina y cualquier otra pieza que nos impida acceder a la tapa. Luego, ubicamos los dos PMS (Punto Muerto Superior) de nuestro motor 4T. Ésta es una marca grabada que se ubica en el volante de encendido (o en otros componentes), y debemos hacerlo coincidir con otra que va en el cárter.

Ubicamos las marcas en el cigüeñal y con ayuda del pedal de arranque lo hacemos rotar a golpecitos hasta confrontar las marcas. Hacemos lo mismo con las marcas del árbol, que deben quedar a la vista y bien enrasadas en el plano superior de la culata. Luego, debemos destensar la cadena, retirando el tornillo que cubre el tensor y girando a la izquierda con ayuda de un destornillador.

Verificamos como están las válvulas de escape con una galga de calibración. Para esta labor es necesario conocer la tolerancia que da el fabricante a nuestro modelo de moto. Si las medidas no son las apropiadas, desmontamos el balancín que acciona las válvulas y, cuando las pastillas estén a la vista, reemplazamos las piezas que creamos necesarias. Las pastillas suelen tener grabadas sus medidas, en caso contrario utilizamos un calibre u otra herramienta de medición. Repetimos el mismo proceso de calibración con la galga para las válvulas de admisión.

Si es necesario, retiramos el árbol de levas para ajustar finalmente las válvulas. Una vez llegado a este punto, procedemos a realizar los pasos mencionados pero en sentido contrario, para el montaje final.